Los poros de nuestra piel absorben cada día cientos y miles de partículas. Si a esto le añadimos que las células de la dermis mueren y se regenera, no es de extrañar que necesite un buen lavado de cara, y nunca mejor dicho. El peeling, tal y como este anglicismo nos sugiere, es un proceso en el que conseguimos eliminar todas esas impurezas que se encuentran en las capas más superficiales de la piel. Este tratamiento es muy útil para descartar suciedad incrustada, borrar las manchas producidas por el acné e incluso difuminar las primeras líneas de expresión. ¿Conoces los tipos de peeling que existen? ¿Sabes cuál es el más adecuado para ti? En Grupostop te lo explicamos al detalle:

Métodos usados para el peeling

Clasificar todas las formas en las que podemos llegar a las distintas capas de nuestra piel se puede hacer de varias formas. Además de la intensidad con la que se aplica, es decir, cómo de profundamente actúa el tratamiento, también se pueden clasificar los tipos de peeling por el método usado. Veamos pues, cuáles son las opciones:

  • Peeling físico:

Este tipo de peeling abarca desde el peeling natural, categoría en la que entran los peelings caseros, hasta los peelings profesionales realizados con procesos mecánicos. Por un lado, la exfoliación con productos naturales como el azúcar el café o la sal, son métodos caseros que pueden ayudar a quitar esas impurezas más superficiales, mientras que los tratamientos como la microdermoabrasión son un tratamiento mecánico usado en las clínicas de medicina estética y que consigue eliminar las células muertas de las capas superficiales de la piel. Esto se hace con un aparato llamado dermoabrasor, que consigue quitar estas capas de la piel. Por ejemplo, la microdermoabrasión con punta de diamante es una de las opciones más efectivas. Además, la dermoabrasión consigue llegar a capas más profundas de la piel que la anterior, y es muy útil para difuminar las pequeñas arrugas que se forman alrededor de la boca.

  • Peeling químico:

Otro de los tipos de peeling si nos fijamos en el tratamiento usado es el peeling químico, que consiste en la aplicación de un producto que es capaz de eliminar y fomentar la renovación de la dermis de forma eficaz. Aunque existen productos comerciales de aplicación casera que prometen un efecto peeling, la mejor forma de realizar un peeling químico es bajo la supervisión de un profesional que aplique las técnicas e ingredientes adecuados para que el resultado sea el esperado. Debemos distinguir entre el peeling químico superficial y el medio que se usarán dependiendo de la finalidad del tratamiento, el tipo de piel y la profundidad a la que se quiera llegar. Algunos de los productos más comunes usados son el ácido glicólico, el TCA, el fenol, el ácido salicílico o el ácido láctico.

  • Peeling láser:

De la misma forma que los anteriores métodos, está pensado para quitar esas capas de la piel que contienen impurezas para dar paso a la renovación celular. En este caso, el efecto del láser hará que el agua que se encuentra en la piel se evapore y se lleve con ella el tejido de esa capa, creando una pequeña quemadura. El objetivo es que el cuerpo reaccione ante la quemadura para generar una capa de piel más sana. Se usa para cicatrices graves o muy graves, surcos cicatrizados a causa del acné severo o la eliminación de estrías.

Peeling para manchas

Los tipos de peeling también se pueden categorizar por su función, aunque hay algunos casos en los que se puede prescribir más de un método.  Este es el caso, por ejemplo, del peeling para manchas.

Son muchos los motivos por los que aparecen manchas en la piel, desde el efecto del sol sobre la dermis, pasando por cambios hormonales como el embarazo, hasta por el mismo proceso de envejecimiento de la piel. Todos estos pueden crear un aspecto apagado en la piel y provocar la aparición de esas zonas más oscuras. En estos casos, el peeling químico es una buena opción, ya que devolverá la luminosidad y el brillo a tu rostro y tiene un efecto despigmentante, que conseguirá eliminar las manchas oscuras en pocas sesiones y darle a tu rostro un aspecto más sano y juvenil. Acude a tu centro de medicina estética facial para que uno de los profesionales del Grupostop pueda analizar tu caso en profundidad y determinar si necesitas un peeling superficial o medio.

Peeling para el acné

El acné no solamente es común durante la adolescencia, sino que se puede prolongar, en mayor o menor medida, durante la edad adulta. Pero no solamente esto, sino que eliminar las manchas de acné en la cara de forma poco ortodoxa también puede tener consecuencias, como pequeñas cicatrices y marcas. El peeling superficial puede ser una buena solución para olvidarse del acné adulto, por ejemplo, ya que con él se actuará directamente sobre la regulación del sebo y conseguirá que las glándulas sebáceas de la piel no se infecten.

En segundo lugar, en el caso de pequeñas cicatrices que hayan sido causadas por explotar un grano con los dedos o algún otro método poco fiable, uno de los tipos de peeling más recomendados es el peeling medio.

Peeling antienvejecimiento

Como ya hemos dicho, el mismo paso del tiempo puede hacerse visible en nuestro rostro. Para mantener nuestra piel con un aspecto jovial y fresco, así como disimular las arrugas de expresión que se empiezan a notar en la frente, surco nasogástrico o patas de gallo, además de las manchas producidas por la hiperpigmentación, podemos encontrar soluciones que no impliquen pasar por el quirófano. Así, el peeling con TCA es uno de los más comunes para esta tarea. Es un tipo de peeling medio que contiene ácido tricloroacético, un agente que, además de eliminar las impurezas de las capas más superficiales de la dermis, es capaz de estimular la producción de colágeno. Además, si lo combinas con la mesoterapia facial, obtendrás los resultados más increíbles sin que ni siquiera huelas un bisturí.

Peeling para quitar células muertas y suciedad

Pero si no sufres ninguna condición en concreto y simplemente quieres mantener la frescura de tu rostro, eliminando todas las células muertas y suciedad que se acumula en tu día a día, puedes probar el peeling PRX-T33. Es un método que combina las características del TCA con el agua oxigenada y el ácido kójico. Juntos, crean un peeling químico que es muy poco invasivo a la vez que altamente eficaz. Es ideal para gente con alergias y pieles sensibles, ya que no existen prácticamente contradicciones ni efectos secundarios.

Pero, no es necesario aplicar un tratamiento muy profundo para eliminar las células muertas e impurezas superficiales. Aunque no entra directamente en la categoría de tipos de peeling, otra posibilidad es optar por la higiene facial, un método no invasivo que te permitirá renovar tu cutis para que siempre saques la mejor versión de ti.

Ya lo ves, existen tantos tipos de peeling como tipologías de piel, así que es importante confiar siempre en los mejores profesionales. ¿Conoces los peelings de Grupostop? Entra aquí, conócelos a fondo y escoge tu opción ideal. ¡Te estamos esperando!

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario