Gracias a los tratamientos estéticos, hace tiempo que el rostro dejó de ser un reflejo exacto de nuestra edad. Sin embargo, sigue habiendo tres zonas de nuestro cuerpo que se empeñan en revelar este dato: el cuello, el área del escote y las manos. El motivo es que aún no se han desarrollado técnicas de estiramiento, quirúrgicas o no, capaz de conseguir un efecto lifting duradero, como sí ocurre con la piel de la cara. No obstante, sí podemos darte unos consejos para cuidar la piel de las manos y rejuvenecerlas de manera eficaz y segura. Presta atención.

Signos del envejecimiento de la piel de las manos: ¿por qué aparecen?

Uno de los signos del envejecimiento de la piel de las manos es la aparición de manchas, debidas fundamentalmente a la exposición solar acumulada durante años. Esto puede hacer que surjan determinadas imperfecciones, como manchas marrones, pigmentación irregular y arrugas, siendo también posible que la piel pierda grosor. Si bien el uso habitual de una crema solar es indispensable para proteger la piel de las quemaduras solares y de posibles melanomas, también lo es para evitar los efectos secundarios del sol sobre las manos. Ahora bien: son pocas las personas que adoptan esta precaución en su vida diaria, y aún son menos las que se vuelven a extender la crema tras lavarse las manos.

Además, no hay que perder de vista que las manos no acostumbran a estar protegidas por la ropa —con la excepción del invierno, cuando se llevan guantes— ni por el maquillaje, por lo que están expuestas a diario a las radiaciones ultravioletas. No se trata de una cuestión banal, ya que este factor es el causante de cerca del 80% de los cambios en la piel relacionados con el envejecimiento celular.

De todos modos, las radiaciones solares no son las únicas culpables del envejecimiento de la piel de las manos. De hecho, algunas actividades cotidianas, como lavar los platos o exponer las manos al frío, al trabajo a la intemperie o al agua, también contribuyen a resecarlas y a acelerar el deterioro de la dermis, a un ritmo más rápido que en otras partes del cuerpo. Otros hábitos perjudiciales son lavarse las manos con frecuencia, limpiar con ciertos productos químicos y no aplicar una crema de manos para hidratar.

Por otro lado, ciertos medicamentos y enfermedades, así como la herencia genética, también pueden ocasionar al adelgazamiento de la piel de las manos. Todo ello sin olvidar cuál es su principal enemigo: el paso del tiempo. Sin ir más lejos, la producción de colágeno —una proteína naturalmente presente en el organismo, y que representa una cuarta parte del total de las proteínas— disminuye progresivamente. Esto hace que la piel se vuelva más frágil y fina.

Aún habría otro aspecto que hay que tener en cuenta: la piel del dorso de las manos es más delgada que la del rostro y otras partes de nuestro cuerpo, lo que la hace más vulnerable a las arrugas y al daño solar. De ahí la necesidad de brindarles una especial atención.

Tratamientos rejuvenecedores para las manos

Tras conocer cuáles son los signos del envejecimiento de la piel de las manos y determinar sus causas, llega el momento de ponerles remedio.

Sin duda, una de las soluciones más accesibles y económicas para cuidar la piel y retrasar o mitigar los efectos del envejecimiento celular es utilizar, como hemos dicho, una buena crema hidratante de manos. En este sentido, y a diferencia de lo que sucede con el cuidado facial —no son pocas las personas que utilizan lociones hidratantes y mascarillas para la cara—, las manos son las grandes olvidadas dentro de nuestras rutinas de belleza. En algunos casos, sí se usa este producto para cuidar la piel en invierno, pero lo cierto es que mucha gente se relaja cuando han pasado los meses de frío, que es cuando la dermis está más reseca.

Eso sí: para un resultado óptimo, es importante que la formulación de este producto se adecue a las características propias de la piel de las manos, ya que esta contiene menos glándulas sebáceas que la de la cara. Las glándulas sebáceas producen sebo, una sustancia aceitosa que ayuda a proteger la piel y a mantenerla lubricada e impermeable. Por esta razón, la escasez de glándulas sebáceas hace que la piel sea más propensa a la sequedad. Para compensar esta circunstancia, es conveniente utilizar una crema específica para las manos —sobre todo, cuando estamos ante manos secas—, que garantice su correcta nutrición e hidratación.

Otros consejos para cuidar la piel de las manos son los siguientes: usar guantes en invierno y emplear una crema solar con un alto factor de protección. Estos sencillos gestos ayudarán a prevenir el envejecimiento de la piel de las manos, pero… ¿qué hacer cuando el proceso ya se ha iniciado?

Afortunadamente, existen tratamientos corporales de medicina estética pensados para revertir los efectos de la edad en la piel. Si buscas un tratamiento rejuvenecedor para las manos, el ácido hialurónico puede ser una excelente opción. Está técnica proporciona un efecto tensor en las manos, mejorando su firmeza. También elimina las arrugas y las manchas, mejora la elasticidad en la piel y la regeneración celular, disminuye los relieves óseos, venosos y de los tendones y confiere a las manos una apariencia más lisa, haciendo que estén más suaves y uniformes.

El proceso es muy sencillo, ya que los rellenos con ácido hialurónico —una sustancia presente en la piel de forma natural— se realizan mediante pequeñas microinyecciones en las manos. A diferencia de la cirugía estética, estos tratamientos no exigen hospitalización, por lo que el paciente puede incorporarse inmediatamente a su día a día, sin períodos de recuperación.

¿Necesitas más consejos para cuidar la piel de las manos? ¿No estás segura acerca cuál es la mejor manera de corregir los síntomas de envejecimiento y tienes dudas sobre los tratamientos? En ese caso, ponte en contacto con nuestro equipo de expertos sin ningún compromiso por tu parte, llamando gratuitamente al 900 828 410 o mandándonos un mensaje a hola@grupostop.eu. Te orientaremos y asesoraremos para que alcances tu mejor versión de la manera más cómoda, fácil y segura.

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario