Nos encontramos en un momento de gran auge respecto a las técnicas de belleza y los tratamientos estéticos. Hoy en día, las personas se cuidan más que nunca y buscan los protocolos más avanzados para tener un aspecto mucho más atractivo y conservar esos rasgos que las definen. 

Entre los tratamientos estrella están aquellos enfocados al rejuvenecimiento facial, técnicas innovadoras para mantener un rostro que sobreviva fresco al paso del tiempo y que muestre nuestra mejor cara. 

A continuación, te mostramos los más efectivos y solicitados por los usuarios que son los rellenos faciales con ácido hialurónico, los hilos tensores, el tratamiento para las arrugas de expresión, la mesoterapia facial y la radiofrecuencia facial. Todos ellos son muy poco invasivos, indoloros y altamente eficientes para conseguir muy buenos resultados con poco esfuerzo, en tiempo récord y con el mínimo riesgo.

Rellenos faciales con ácido hialurónico

 

Los rellenos faciales con ácido hialurónico recuperan aquellos volúmenes que se han disipado con el efecto del paso del tiempo. Mediante esta técnica se puede remodelar el contorno del rostro y también el de los labios con la ayuda de un gran aliado: el ácido hialurónico.

Esta sustancia es muy utilizada en los tratamientos de belleza, se considera un ingrediente altamente valioso por sus cualidades. Lo que hace el ácido hialurónico es fomentar la producción de colágeno de la piel y ayudar a retener los líquidos para ofrecer un mayor grado de hidratación.  

Así, con los rellenos faciales con ácido hialurónico se puede devolver el volumen al rostro para apreciar unos pómulos marcados, una buena proyección del mentón o unos labios con las proporciones adecuadas. Matiza los rasgos de la cara de una forma eficiente y la hidrata de manera profunda.

Así se aplican los rellenos faciales con ácido hialurónico

 

Para aplicar los rellenos faciales con ácido hialurónico los especialistas deben hacer un reconocimiento del rostro para evaluar su estado actual así como tus necesidades específicas. Después, se realizan las infiltraciones en las zonas más apropiadas para mejorar el aspecto del rostro.

Con esto se puede adquirir una mejora de la armonía facial en pocos minutos, ya que no es una intervención para la que sea necesaria la anestesia ni un largo periodo de reposo. De hecho, es una técnica muy cómoda. 

Hilos Tensores

 

Una de las mayores preocupaciones con el paso del tiempo es la pérdida de la firmeza en a cara, pues a menudo pierde esa apariencia tersa que respira un aire juvenil y resulta atractiva cuando nos miramos al espejo. La técnica de los hilos tensores es la que propone una solución para este problema tan habitual.

Hablamos de un tratamiento de medicina estética basado en unos hilos muy finos que se implantan estratégicamente en el rostro. Están fabricados con un material biocompatible, la Polidioxanona o PDO, y devuelven la estructura perdida a la cara. Como consecuencia, el aspecto del rostro se verá rejuvenecido y la piel habrá mejorado en calidad.

Los hilos tensores son capaces de mejorar las siguientes estructuras faciales:

  • Las mejillas y los pómulos con más volumen y proyección.
  • La línea  mandibular bien colocada.
  • La disminución de las arrugas en el rostro.
  • La mejora de la apariencia global de la cara.

Así se aplican los hilos tensores

 

El procedimiento para aplicar este tratamiento es muy personalizado. En primer lugar, los expertos deben analizar el rostro para estudiar la fisionomía, el estado de la piel y realizar un diagnóstico. A partir de ahí es cuando se puede elaborar un plan concreto para sacar todo el partido al rostro según sus particularidades.

Los hilos se colocan bajo la piel con unas agujas muy finas que siempre deben estar manipuladas por profesionales de la medicina estética. Se sitúan en las zonas adecuadas para crear un efecto tensor que devuelva la armonía al rostro. Es un tratamiento muy seguro que no requiere de suturas ni de hospitalización, sin embargo, arroja un resultado muy similar al del lifting.

Tratamiento para las arrugas de expresión

 

Seguro que alguna vez habrás oído hablar del tratamiento para las arrugas de expresión, ya que ese es uno de los tratamientos de rejuvenecimiento facial más consolidados y demandados por los pacientes de medicina estética. Tiene grandes efectos en el rostro, pues consigue acabar con las arrugas y devolver el volumen en las zonas clave.

Cuando se aplica en pequeñas dosis consigue relajar los músculos y es capaz de acabar con las habituales arrugas de la frente, las molestas patas de gallo o las líneas de expresión entre las cejas.

Es el tratamiento indicado para las personas que ya presentan signos de la edad visibles y quieren acabar con ellos. De hecho, el tratamiento para las arrugas de expresión permite reducir e incluso llegar a  eliminar las arrugas de expresión a la vez que aporta una mirada alegre y descansada que hace el rostro mucho más joven.

Así se aplica el tratamiento para las arrugas de expresión

 

Es escogido como uno de los favoritos en todo el mundo porque arroja muy buenos resultados sin resultar complicado ni arriesgado. De hecho, se efectúa mediante pequeñas inyecciones en los puntos que se desea trabajar que se aplican en muy pocos minutos. Después de la sesión, el paciente ya puede volver a casa al momento y hacer una vida normal disfrutando de unos beneficios prácticamente instantáneos.

Lo que sí recomiendan los expertos es no tumbarse durante las 4 horas que siguen a la aplicación del tratamiento además de evitar la zona tratada. Los primeros efectos serán perfectamente visibles a partir de las 72 horas después de ser aplicado, aunque ver el  resultado final y definitivo puede tardar hasta 10 días en asentarse.

Mesoterapia Facial

 

Otro de los efectos que se perciben visiblemente con la edad en el rostro es la gran pérdida de hidratación que este sufre, acompañado de un aspecto mucho más luminoso del que se tiene a edades más tempranas. La solución para esto es el tratamiento de mesoterapia facial, que resulta muy cómodo y altamente efectivo.

Se lleva a cabo mediante pequeñas inyecciones que no causan dolor y en ellas los especialistas introducen diferentes sustancias regenerantes, hidratantes y principios activos destinados a mejorar la apariencia del cutis. Es un tratamiento muy práctico que causa pocas molestias y cambia considerablemente la percepción de la cara.

Uno de los grandes beneficios de la mesoterapia facial es la rapidez con la que se pueden obtener resultados visibles, ya que no será necesario esperar a que se asiente o realizar ningún protocolo de reposo. Al instante la piel se percibe mucho más rejuvenecida, y es por esto que muchas personas lo solicitan en los momentos en los que tienen un evento especial y desean mostrar un aspecto radiante sin esperas. 

Así se aplica la mesoterapia facial

 

Las sesiones de mesoterapia facial tienen como herramienta fundamental unas agujas muy finas con las que se inyectan las sustancias que favorecen la piel. Los nutrientes concretos se aportan de una forma personalizada según las características de cada persona, como la edad o el estado del cutis actual.

Sin embargo, suele ser común que lleven un buen aporte de antioxidantes, de sustancias regeneradoras, ácido hialurónico y de vitaminas A, B, C, E y K. El especialista puede aplicar una pequeña dosis de crema anestésica para evitar que surjan pequeñas molestias, por lo que es un proceso indoloro y rápido.

Radiofrecuencia Facial

 

La radiofrecuencia facial es otro tratamiento no invasivo por el que muchos pacientes se decantan para obtener el mejor resultado con el mínimo riesgo. Proporciona un delicado efecto lifting, rejuvenece el rostro y mejora las condiciones de la piel en muy poco tiempo, por lo que resulta muy goloso para aquellas personas que buscan estar pletóricas.

Esta técnica se realiza mediante una sutil corriente eléctrica que consigue tensar la piel, y aunque suele algo impactante la realidad es que es completamente indolora. El tratamiento tiene la cualidad estimular los tejidos subcutáneos y está indicado a partir de los 30 años, cuando ya empiezan a aparecer las primeras arrugas o los síntomas de la flacidez facial.

La radiofrecuencia facial proporciona los siguientes resultados:

  • Estimula la producción de colágeno para un cutis más firme.
  • Mejora la circulación para un aspecto más joven.
  • Elimina las células grasas a través del calor.
  • Se puede combinar con otros tratamientos.

Así se aplica la radiofrecuencia facial

 

El primer paso para practicar una sesión de radiofrecuencia facial es hacer un estudio clínico por parte de los especialistas, esta será la forma de hacer un tratamiento personalizado y adecuado para cada rostro. Además, siempre se debe proceder con el rostro bien limpio y la cara sin maquillaje.

A la hora de poner en marcha el tratamiento, los expertos van a determinar qué zonas de la cara son de interés y marcarlas. A continuación, se aplica un gen en el área a tratar y se pasa el aparato de radiofrecuencia sobre él. 

Durante el trascurso de esta técnica solo se siente un poco de calor, pero es indolora y muy poco invasiva. Al terminar no será necesario guardar reposo y se puede hacer vida normal al momento.

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario