Durante el verano, la piel es más vulnerable a la exposición del sol y el calor. Y aunque es posible que estos meses nos estén dejando una generosa colección de buenos momentos, lo cierto es que nuestra piel lo suele pasar peor que nosotros. Los rayos UV, el agua del mar, el cloro de la piscina, la arena… Aun siendo prudentes, estos y otros factores pueden acabar dañando la dermis (por desgracia, a la mayoría no le resultan extrañas las quemaduras solares, las manchas cutáneas o la aparición de signos visibles de la edad, como las arrugas). Por eso, hoy te traemos algunos consejos para cuidar la piel durante el verano y ayudar a que recupere su equilibrio en las semanas más cálidas del calendario.

Por otro lado, es probable que quieras aprovechar los  días de sol para alargar al máximo ese bronceado que tanto  estabas esperando conseguir. Si es así, recuerda que una piel dorada no significa que esté protegida contra los efectos nocivos del sol, y que deberás seguir ciertas rutinas de belleza para que luzca sana y bonita. Además, también te daremos algunos tips para que puedas presumir de una piel bronceada durante más tiempo. ¡Empezamos!

Los mejores consejos para el cuidado de la piel durante el verano

 

Que el sol no eche a perder tu mejor versión: aquí tienes algunos consejos para cuidar la piel durante el verano que realmente funcionan. Toma nota.

 

  1. Mantén unos hábitos de vida saludables

Aunque esta es también la clave para disfrutar de una buena calidad de vida, no siempre nos acordamos de esta regla de oro para lograr una vida saludable. ¿La fórmula mágica? Hacer ejercicio moderado regular —por ejemplo, practicar natación o caminar 10.000 pasos diarios a paso ligero—, llevar una dieta equilibrada, beber 1,5 litros de agua al día, no fumar, no excederse con el alcohol y dormir las horas necesarias, lo que hará que la piel tenga una apariencia más tersa y brillante. ¿Y durante cuánto tiempo debo descansar? En realidad, la cantidad varía en función de cada persona, si bien unas siete u ocho diarias acostumbran a ser suficientes en el caso de los adultos.

 

  1. Vigila tu dieta

Como hemos dicho, la alimentación es uno de los pilares para cuidar la piel durante el verano. Comer alimentos ricos en antioxidantes te ayudará a reparar la dermis dañada por el sol durante la época estival. Encontrarás este nutriente muy fácilmente, sobre todo en frutas y verduras (nueces, uvas, fresas, manzanas, granadas, pimientos, espinacas, brócoli, etc.). Una recomendación: ten siempre a mano estos 10 alimentos para mantener la piel sana. Notarás la diferencia.  

 

  1. Elige un limpiador suave para la piel.                                                                                                                                                                                                      En verano, la piel se daña y, a veces, se irrita por el efecto acumulado de los rayos solares. Si quieres repararla, límpiala con delicadeza, evitando los cosméticos con ingredientes sulfatados y prioriza un jabón saponificado en frío a base de aceite vegetal. Este proceso hace que el jabón conserve todas sus propiedades, siendo también muy adecuado para la dermis castigada por el sol, ya que su formulación no es nada agresiva. Por cierto: no te pierdas este artículo si quiere disfrutar de una higiene facial efectiva.

 

  1. Desmaquíllate antes de acostarte

No nos cansaremos de recordarlo: aunque en verano apetece más que nunca maquillarse, es importante eliminar todos los restos de maquillaje y otros productos cosméticos antes de meternos en la cama, para ayudar a que la piel se oxigene. Utiliza para ello un agua micelar suave o un desmaquillador respetuoso con la dermis de la cara.

 

  1. Emplea un exfoliante casero

Exfoliar la piel del rostro con demasiada frecuencia puede ser perjudicial. No obstante, el final del verano es un buen momento para eliminar las células muertas generadas por la exposición prolongada al sol, por lo que no está de más echar mano de estos productos un par de veces por la semana. Evita los exfoliantes industriales convencionales, ya que a menudo contienen microplásticos. ¿Necesitas ideas para encargarte tú mismo/a de la exfoliación en casa? En ese caso, echa un vistazo a algunas de las mejores mascarillas exfoliantes caseras. ¡Fácil, efectivo y económico!

 

  1. …y un tónico facial por la mañana o por la noche

Este producto es perfecto para eliminar los restos de impurezas y descamaciones. Y eso no esto todo, ya que también hace que  los cosméticos que te apliques a posteriori penetren mejor en la piel (también en el caso de las cremas de nutrición facial).    

 

  1. Prolonga tu bronceado de manera natural

Además del estrés derivado de la vuelta al trabajo o el inicio del curso escolar, otro de los aspectos negativos del mes de septiembre es… Exacto: ver cómo poco a poco desaparece ese estupendo bronceado que tanto nos ha costado conseguir. La buena noticia es que hay pequeños trucos para retrasar el proceso. Por ejemplo,  masajeando la piel a diario con aceites naturales ricos en betacarotenos, como los aceites de semillas de calabaza o de burití. Además de ser  perfectos para mantener el cutis bronceado, contienen vitaminas y ácidos grasos esenciales, que nutren y protegen la piel irritada.

 

  1. Presta atención a las manchas en la piel

Si observas que en las últimas semanas te han aparecido manchas nuevas, o bien has apreciado cambios en las ya existentes, acude cuanto antes al dermatólogo para descartar que sean malignas. En el caso de los lentigos, necesitarás una revisión dermatológica que se hará usando una luz especial.

Tratamientos de medicina estética facial durante y post verano

Al margen de todos estos consejos para cuidar la piel en verano, la medicina estética facial puede ayudar a restablecer la piel durante y después de los meses más calurosos del año. Uno de los tratamientos faciales más demandados es la mesoterapia facial, una técnica óptima para aquellas pieles que han perdido luminosidad o las que le falta hidratación tras unas vacaciones en la playa o en la piscina. Asimismo, proporciona un efecto lifting no abrasivo y rejuvenece la piel al atenuar las arrugas de la frente y peribucales, gracias a la combinación de nutrientes que se aplican (vitaminas, antioxidantes, minerales, aminoácidos, oligoelementos y ácido hialurónico).

También dan muy buenos resultados los tratamientos con toxina botulínica, con los que se pueden disimular las patas de gallo y los surcos en la frente y el ceño, al tiempo que aumenta la luminosidad de la piel. De ahí que sean una de las opciones de rejuvenecimiento facial más solicitadas. A su vez, los tratamientos con hilos tensores son la solución ideal para reducir la flaccidez y corregir los posibles efectos dañinos de las radiaciones solares en la piel.  En cambio, se recomienda no decantarse por el peeling en estos días, ya que la dermis está muy sensible. En nuestros centros de medicina estética, te informaremos sobre los procedimientos más adecuados según tu edad, tipo de piel y expectativas.

¿Necesitas más consejos para cómo cuidar la piel durante el verano? Entonces, contacta con Grupostop. Nuestro equipo de expertos en medicina estética te asesorará sin ningún compromiso.

Cómo cuidar la piel durante el verano | Grupostop

Los rayos UV y el agua del mar y la piscina pasan factura a tu piel. Descubre cómo devolverle el brillo y la hidratación con nuestras recomendaciones.

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario

Visita nuestras promociones