La eliminación de cicatrices es una de las demandas más habituales en nuestros centros de medicina estética. Afortunadamente, e independientemente de si son resultado del acné, de lesiones o de alguna cirugía, existen numerosos métodos para reducir, hacer desaparecer u ocultar estas imperfecciones. Si quieres saber cómo reducir las cicatrices en la cara, aquí te resumimos las técnicas más habituales.

 

Consejos para ayudar a la cicatrización

Utilizar un protector solar

Cuando la costra de la herida aún no se ha desprendido, es necesario ayudar a que cicatrice correctamente y sea menos visible. Para ello, uno de los consejos que hay que seguir es evitar que la piel se exponga a los rayos UV. Al margen del método que utilice, el protector solar debe formar parte de tu rutina diaria de cuidados de belleza. Escoge una crema solar que ofrezca por lo menos una protección de factor 30, y cúbrete la cabeza con una gorra o un sombrero en los días soleados. Protegiéndote del sol, también evitarás que las cicatrices se oscurezcan en exceso, lo que las haría más evidentes.

Darse un masaje con aceites naturales

Masajea las nuevas cicatrices con aceite o humectante dos veces al día y durante un minuto. Con esta sencilla pauta, se consigue reorganizar las fibras del nuevo colágeno generado por la piel durante la cicatrización. Por descontado, jamás se debe echar aceite sobre una herida abierta. Pide a tu dermatólogo que te recomiende la loción o crema que mejor se adapte a su tipo de piel.

De todos modos, productos como el aceite de oliva, el aceite de argán o la vaselina suelen dar muy buenos resultados. Eso sí: en algunos casos, el uso de aceite puede favorecer la aparición del acné, por lo que es mejor consultar con tu médico la solución más adecuada.

 

Aplicar un gel de silicona

El gel de silicona para usos dermatológicos es un producto de uso tópico que se seca solo y ha demostrado ser muy efectivo en el tratamiento de cicatrices. Dado que no es necesario retirarlo del rostro, podrás realizar tus actividades habituales sin necesidad de eliminarlo. En este sentido, cabe destacar que los vendajes de silicona pueden reducir la sensación de picazón y el dolor ligada a las cicatrices, al tiempo que nutren la piel y contribuyen a proporcionarle una mayor elasticidad. Este gel puede adquirirse en la mayoría de las farmacias sin receta. En cualquier caso, nuestro consejo es que consultes con un dermatólogo cuál es el tratamiento más adecuado para ti y descartar también posibles alergias o contraindicaciones.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el gel de silicona no solo hace desaparecer las cicatrices, sino que también reduce la hinchazón, el malestar y la hiperpigmentación. Para obtener un resultado óptimo, el tratamiento debe tener una duración de al menos tres meses.

Disimular las cicatrices con maquillaje

Si optas por este recurso cosmético para que las marcas en el rostro no sean tan visibles, emplea solo cosméticos sin perfume y a base de agua (no comedogénicos), ya que los que contienen aceites pueden provocar acné y evitar que cicatrices se cierren correctamente. Para maquillarte, primero limpia e hidrata tu rostro o aplica una crema hidratante con factor de protección solar. Tras aplicar una pequeña cantidad, distribuye a continuación el corrector sobre las imperfecciones con un movimiento en X. Para acabar, extiende una fina capa de base hasta obtener un resultado óptimo.

Si eres propenso al acné, utiliza una esponja o brocha de cosméticos, acordándote de lavarlas al menos dos veces por semana. Elige también un corrector que combine con tu color de piel, dado que aquellos que son demasiado claros u oscuros harán que tus cicatrices destaquen. También puede mezclar dos productos de diferentes tonos, si no encuentras el corrector adecuado para el color de su piel.

 

Tratamientos de medicina estética facial para corregir cicatrices

Si tiene cicatrices antiguas, pero poco profundas —especialmente las que deja el acné—, puedes recurrir a la medicina estética.

Ácido hialurónico

Uno de los tratamientos de medicina estética para reducir las cicatrices de la cara son las infiltraciones de ácido hialurónico, una sustancia se halla de forma natural en los cartílagos, las articulaciones y la epidermis. Esta técnica se basa en el empleo de ácido hialurónico reabsorbible y con un efecto temporal de entre uno y dos años.

Este tratamiento estético es apto tanto para hombres como para mujeres, y solo está contraindicado en determinadas circunstancias: por ejemplo, si el cliente se ha sometido a alguna cirugía en los pómulos en el último año, si se ha llevado a cabo un tratamiento facial en el último mes o si hay implantes faciales, así como heridas aún abiertas o en proceso de cicatrización, quemaduras o reacciones alérgicas en la cara. Si se padece alguna enfermedad dermatológica, es imprescindible consultar con un médico la conveniencia de contratar el tratamiento.

Se trata de una técnica indolora, por lo que no es necesario el empleo de anestesia general. En el caso de aquellas personas a las que las agujas les puedan producir una cierta aprensión, y dependiendo del criterio del especialista, se puede utilizar una pequeña cantidad de anestesia local, normalmente mediante una crema anestésica.

Inmediatamente después, los profesionales que están a cargo del tratamiento masajean la zona para favorecer que el ácido hialurónico se distribuya adecuadamente, consiguiendo así un relleno uniforme. Todo el tratamiento se efectúa en unos 45 minutos.

Mediante esta técnica, se elimina el tejido cicatricial y permiten el crecimiento de una nueva capa de piel.

 

Peelings químicos

El peeling químico es un tratamiento antiedad consistente en la aplicación sobre la piel de sustancias que alteran la epidermis. El objetivo es sustituir la capa anterior por una nueva, que tendrá una estructura mejorada. De este modo, las pieles muertas son reemplazadas por una piel rejuvenecida y renovada. De ahí que sea una forma segura de tratar las arrugas finas o moderadas y las cicatrices de acné, así como las anomalías en la pigmentación y las manchas cutáneas.

Este tratamiento consiste en la aplicación de una sustancia química que provoca un traumatismo controlado en la piel. Como resultado, su capa superior, llamada estrato basal o epidermis, se desprende del resto de tejidos, tal y como ocurre con cualquier exfoliación facial. Como parte de la cicatrización posterior, el incremento de la regeneración celular —unido a la producción de colágeno y a la reestructuración de la dermis— ayudará a producir nuevas capas de piel, sanas y regeneradas, lo que contribuirá a combatir las cicatrices. Como precaución tras el tratamiento, es necesario evitar las exposiciones solares en las semanas posteriores al tratamiento, siguiendo las indicaciones del experto.

También conviene mencionar como técnica para reducir las cicatrices en la cara los tratamientos con láser, consistente en la aplicación de disparos de luz en la zona que se desea tratar de una a tres veces. Esta técnica puede durar solo unos minutos, pero a veces puede prolongarse durante una hora, dependiendo de la extensión de las cicatrices. Para eliminar las cicatrices totalmente, la única opción sería recurrir a la cirugía estética, si bien hay que tener en cuenta que la intervención también dejará sus propias cicatrices.

¿Necesitas más información sobre cómo reducir las cicatrices de la cara? Si es así, llámanos gratis al 900 828 410 o mándanos un e-mail a hola@grupostop.eu. Resolveremos tus dudas sin ningún compromiso por tu parte y ayudaremos a que te veas aún mejor, de la mano de los mejores expertos y con lo último en aparatología estética. Te atenderemos encantados.

 

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario