Las bolsas y ojeras no siempre son producto del cansancio o de la falta de horas de sueño: de hecho, su presencia también puede responder a cuestiones genéticas, a una alimentación inadecuada, al estrés o al asma, o bien ser el resultado de la propia expresión facial. No obstante, esta característica contribuye a dar al rostro un aspecto apagado y una cierta sensación de agotamiento. Además, no es sencillo combatir el problema. Eso sí: cuando se manifiestan de forma leve, existen consejos y remedios caseros contra las ojeras que pueden ser de gran utilidad.

Sin duda, el color oscuro que aparece en el párpado superior es uno de los mayores enemigos de una tez radiante y vital. A pesar de que conseguir que desaparezcan por completo es una tarea complicada, hay trucos realmente eficaces que te ayudarán a mantenerlas a raya.

Eso sí: antes de nada, no está de más subrayar que tanto el consumo de alcohol como el de tabaco contribuyen a acentuar las ojeras. Ahora sí: ¿preparada/a para volver a disfrutar de una mirada perfecta?

1. Aplicar infusiones de manzanilla

La manzanilla es una hierba que destaca por sus numerosos beneficios para el cuidado de la piel, ya que posee propiedades antiinflamatorias, calmantes e hidratantes. También contiene flavonoides, antioxidantes naturales que ayudan a retrasar el envejecimiento cutáneo. Por todo ello, es una opción ideal para eliminar las ojeras y las bolsas. Par ello, sumerge dos discos de algodón en una taza de manzanilla —que haya infusionado durante 3 y 5 minutos— y déjalos en el congelador unos 20 minutos, antes de colocarlos en los ojos, sin maquillaje, durante al menos 15 minutos. Notarás cómo la dermis se descongestiona. ¿No tienes manzanilla a mano? En ese caso, puedes sustituir este producto por el té verde.

2. Patata y pepino para las ojeras

Estos dos alimentos son idóneos para eliminar los círculos oscuros alrededor de los ojos, así como las bolsas. En el caso del pepino, este además contiene vitamina C, ácido cafeico y otros nutrientes con propiedades hidrantes y antiinflamatorias. Puedes aplicar directamente cualquiera de estas dos hortalizas directamente sobre el párpado inferior, cortadas en rodajas, o bien preparando una mascarilla casera hidrante. La tendrás lista rápidamente: hierve las patatas y los pepinos, déjalos reposar tras el proceso y, cuando estén a temperatura ambiente, mézclalos bien con la ayuda de una batidora y añade un chorrito de aceite de oliva, un ingrediente naturalmente rico en vitamina E. Por último, extiende la pasta obtenida sobre las ojeras y las bolsas y déjala actuar un cuarto de hora.

3. Emplear aceite de almendras

Este producto es rico en vitaminas B6 y E, proteínas, ácidos grasos monoinsaturados, potasio y zinc, por lo que es un aliado fundamental para cuidar nuestra salud coronaria, así como el cabello y la piel. Gracias a su capacidad para regenerar e hidratar los tejidos, sin olvidar sus propiedades antiinflamatorias, el aceite de almendras te ayudará a acabar con las ojeras y las bolsas. Solo es necesario aplicar un disco de algodón empapado debajo de los ojos y dejarlo actuar. Además, al tener una consistencia parecida a la grasa que segrega la piel de forma natural, su absorción es muy rápida, no bloquea los poros y ayuda también a reducir las líneas y arrugas de expresión. Utilizando el aceite de almendra dulces a diario, los resultados son visibles al cabo de unas dos semanas. Y eso no es todo, ya que también favorece que la eliminación de las células muertas. ¿Se puede pedir más?

4. El aloe vera, otro remedio infalible contra las ojeras

Esta planta medicinal, también conocida como sábila, lleva usándose desde hace milenios para tratar las heridas de la piel, como las llagas, las úlceras o las quemaduras. Asimismo, también es una manera eficaz de combatir las ojeras. Basta con aplicar un poco de producto en la zona que deseas tratar y dejarlo actuar unos minutos.

5. Preparar una mascarilla casera para las ojeras

Además de la mascarilla de pepino y patata antes mencionada, esta otra mascarilla casera es mano de santo para reducir las ojeras. Mezcla unas gotas de limón con el zumo de tomate y media cucharada de harina de trigo hasta formar una pasta. Cuando tenga una textura lo más homogénea posible, aplícala debajo de los ojos y déjala que actúe por lo menos durante 5 minutos. Para un resultado óptimo, sigue esta rutina 2 o 3 veces por semana.

6. Bajar la inflamación con el frío

Aplicar frío sobre las ojeras es ideal para reactivar la circulación y ayudar a suavizar las bolsas y ojeras. Además, esta técnica es de lo más sencillo. Haz la prueba: mete dos cucharillas —como las que utilizas para el café— en el congelador durante 15 minutos y, después del tiempo necesario, retíralas y colócalas sobre el contorno de los ojos durante unos minutos. Si las ojeras son muy profundas, repite la operación.

7. Dormir con la cabeza en alto

Dormir con la cabeza elevada permite evitar la acumulación de líquidos en el área de los ojos. Para ello, puedes utilizar una almohada más alta de lo habitual o bien dos almohadas. De este modo, contribuirás a reactivar la circulación sanguínea en el área del contorno de ojos.

8. …y dormir las horas adecuadas

Este es uno de los remedios caseros para las ojeras más obvios, pero también uno de los más efectivos. Cuando se descansa adecuadamente y durante las horas necesarias, los cercos oscuros bajo el párpado inferior se reducen. Dormir al menos ocho horas por noche ayuda a que el cutis sea más brillante, e incluso, que las ojeras sean menos pronunciadas.

9. Ingerir alimentos ricos en potasio

El potasio es un mineral indispensable para mantener los niveles de líquidos adecuados en el organismo y es uno de los pilares para un buen funcionamiento del sistema linfático. Algunos alimentos que proporcionan grandes cantidades de potasio son el plátano, la papaya, la sandía, los pistachos, la soja texturizada, los espárragos, el repollo y el apio.

10. Reducir el consumo de sal

La aparición de bolsas en los ojos, que se llenan con una combinación de toxinas, agua y grasa, está estrechamente ligada a la retención de líquidos. Y uno de los principales detonantes de este problema es un consumo excesivo de sal (esto es, más de 5 gramos el día). Una manera de reducir la ingesta de este aditivo es prescindir de alimentos procesados y precocinados, en los que actúa como conservante; los embutidos, los alimentos enlatados y los snacks salados.

Bonus track: medicina estética facial para eliminar las ojeras

Aunque estos consejos y remedios caseros para combatir son las ojeras y bolsas suelen dar buenos resultados, hay personas que no consiguen eliminarlas del todo, especialmente cuando se trata de la piel madura. En ese caso, los tratamientos de medicina estética facial pueden ser la mejor opción para despedirse de ellas de una vez por todas, sin cirugía y de manera totalmente segura, cómoda y rápida.

Entre estas opciones, conviene referirse a las infiltraciones de ácido hialurónico, una sustancia naturalmente presente en la piel y que ayuda a la piel a recuperar su brillo y tersura, acabando con los surcos que se forman bajo los ojos. No obstante, si hay bolsas, es recomendable no utilizar rellenos.

Otros tratamientos faciales sin cirugía es la mesoterapia facial, consistente en la aplicación de microinyecciones con diversas sustancias activas —como el ácido hialurónico o vitaminas— para combatir las arrugas, la flaccidez y la deshidratación celular. Tanto esta opción como los tratamientos con ácido hialurónico están disponibles en los centros de medicina estética de Grupostop.

¿Conoces otros remedios caseros para las ojeras? Si es así, te invitamos a compartirlo con nosotros. Anímate: ¡nos encantará ampliar la lista!

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario