Además de ser el mayor órgano de nuestro cuerpo, la piel es nuestro mejor escudo. No solo nos protege de los agentes externos, como el frío, el calor, el aire o la acción de las bacterias, sino que también desempeña un papel fundamental en la eliminación de algunos residuos del organismo. De ahí la importancia de cuidarla al máximo. Por eso, y para ayudarte a conseguirlo, hoy te traemos 10 alimentos para mantener la piel sana.

Parece una tarea fácil, pero no lo es en absoluto. Existen una gran cantidad de factores que contribuyen a su envejecimiento y deterioro. Algunos ejemplos de ello son la edad, el estrés, los movimientos faciales habituales, la herencia genética, la obesidad, la exposición solar —lo que se conoce como fotoenvejecimiento—, vivir en zonas de clima seco, la contaminación, el tabaquismo —ya que este hábito aumenta la acumulación de radicales libres, lo que acelera la aparición de arrugas—, una alimentación inadecuada…

Podríamos continuar con la lista, pero lo que nos interesa es destacar un aspecto importante: afortunadamente, algunos de estos aspectos dependen de nosotros, como el último que hemos señalado. Es necesario llevar una dieta variada y equilibrada, que incluya por lo menos entre tres y cinco raciones diarias de fruta y verdura y 1,5 litros de agua. Concretando más, existen alimentos cuyas propiedades pueden brindarnos una piel más tersa, luminosa y saludable. A continuación, te resumimos cuáles son los que no deben faltar en tu dieta.

Alimentos que ayudan a cuidar la piel

Aunque no pretendemos hacer una enumeración exhaustiva, te invitamos a descubrir qué alimentos pueden contribuir al cuidado de la piel desde el punto de vista nutricional. Presta atención.

  1. Pepino

Esta cucurbitácea, compuesta de agua en un 70%, es el aliado perfecto para quienes tienen la piel grasa o tienden a sufrir de acné. Sus propiedades astringentes contribuyen a controlar y reducir el exceso de grasa y, por lo tanto, a mantener la dermis fresca e hidratada. No obstante, sus beneficios no acaban aquí, ya que también favorece la producción del colágeno y elastina —dos componentes indispensables para mantener la piel joven—. Además, desinflama las partes más delicadas del rostro, como las ojeras. Incluso, también sirve para mantener la celulitis a raya. Esto se explica por los fotoquímicos que contiene el pepino que contraen la piel, lo que puede prevenir la aparición de arrugas y de la temida grasa acumulada. Nuestro consejo es que lo consumas crudo, ya sea en ensaladas, cremas o batidos detox. También puedes aplicártelo directamente sobre la piel, cortado en rodajas, o bien como ingrediente de una mascarilla hidratante.  

  1. Tomate

Esta hortaliza destaca por ser el alimento que concentra una mayor cantidad de licopeno. Se trata de un carotenoide muy similar al pigmento vegetal o animal de color rojo conocido como caroteno. El licopeno desempeña un papel fundamental para la piel, ya que protege a las células de los daños producidos por los radicales libres. Para que su efecto sea aún mayor, te aconsejamos elegir siempre los tomates más maduros y, en este caso, que los consumas cocinados.

  1. Zanahoria

Esta otra hortaliza aporta betacarotenos, unos precursores de la vitamina A que favorecen la reducción de la flacidez y las arrugas. También posee propiedades fotoprotectoras. Sin emabrgo, su ingesta no puede sustituir el uso de las cremas solares para prevenir la aparición de manchas y quemaduras tras la exposición al sol.

  1. Albaricoque

Esta refrescante fruta también posee grandes cantidades de betacaroteno, que es el responsable de su inconfundible color anaranjado. Al contribuir así a la formación de la vitamina A, su consumo es idóneo para favorecer la renovación celular y, por lo tanto, para retrasar la aparición de arrugas. Debes tener en cuenta que existen otras frutas y hortalizas que también son ricas en carotenoides, como el melocotón, el mango o la calabaza. 

  1. Cítricos

Las frutas agrias o agridulces, como la naranja, el limón, la lima, la mandarina, el pomelo o el kumquat —también conocido como naranja enana—, poseen un alto contenido en vitamina C. Esta sustancia es un potente antioxidante que ayuda a la formación del colágeno, una proteína indispensable para que el cutis conserve su elasticidad y firmeza. De ahí que también sean buenas alimentos para mantener la piel sana.

[/vc_column_text][vc_column_text]

  1. Frutas del bosque

Aportan una gran cantidad de antioxidantes, nutrientes que evitan la agresión de los radicales libres. Estas moléculas pueden desencadenar el envejecimiento prematuro de nuestras células y, por tanto, la aparición de las primeras arrugas.

  1. Aguacate

Pese a ser una de las frutas más grasas, junto con el coco, esta fruta exótica posee numerosas propiedades nutricionales, gracias a su elevado contenido en vitaminas B5, B6, C, E y K, potasio —la concentración de este mineral es mayor incluso que en los plátanos— y ácido fólico. En el caso que nos ocupa, no obstante, el nutriente que más nos interesa es la vitamina E. Ésta repara el daño de las células cutáneas ocasionado por los radicales libres, y muy especialmente por un exceso de radiación solar. Otros alimentos ricos en vitamina E son el aceite de oliva, el germen de trigo y los frutos secos.

  1. Semillas de sésamo molidas

Además de su generoso aporte en grasas saludables, las semillas de sésamo contienen metionina, un aminoácido azufrado que interviene en la formación del colágeno. Te recomendamos tomar dos cucharadas al día, ya sea de semillas trituradas o preparadas como pasta de tahini (a base de sésamo tostado y molido y acompañado de agua, aceite vegetal y sal).

  1. Cola de caballo

Este arbusto, conocido y apreciado por sus propiedades diuréticas y depurativas. Es muy rico en silicio, uno de los minerales indispensables para la producción del colágeno. Por eso, te recomendamos disfrutar de sus propiedades tomando cola de caballo en infusiones.

  1. Huevo

Se trata de un alimento que, al ser una importante fuente de proteínas, contribuye a mantener el tono muscular y evitar que la piel del rostro se descuelgue. Asimismo, su consumo aporta vitamina B6 y selenio, dos aliados contra el envejecimiento prematuro, la pérdida de elastina —sustancia responsable de que la piel esté elástica y saludable— y la aparición de manchas a causa de la hiperpigmentación. 

¿Necesitas una ayuda extra para rejuvenecer tu piel?

Si bien todos estos alimentos para mantener la piel sana pueden ayudar a retrasar su envejecimiento, lo cierto es que el paso de los años nos acaba afectando a todos. Con la edad, la piel se vuelve más áspera, menos elástica a causa de la pérdida de elastina y más flácida, debido a la reducción de soporte subcutáneo (es decir, del tejido adiposo que hay entre la piel y el músculo).

Cuando esto ocurre, los tratamientos de medicina estética pueden ser un remedio no invasivo de recuperar tu mejor versión. En los centros de medicina estética de Grupostop, podrás elegir entre las técnicas más seguras y avanzadas. Peelings químicos, higiene con punta de diamante, hilos tensores, remodelación del óvalo facial, infiltraciones de bótox para un efecto lifting sin cirugía, etc., técnicas con las que podrás rejuvenecer el aspecto de tu piel, eliminando o atenuando arrugas y manchas. En definitiva, podrás realzar tu belleza natural, sin dolor, sin efectos secundarios que comprometan tu salud y con resultados naturales y duraderos.

Si deseas más información, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte y aconsejarte.

 

Dejar un comentario
Compartir artículo

Dejar un comentario